Usted está aquí

Un poco de Historia

Un poco de Historia

En Espa√Īa los dos grandes proyectos de canales que se desarrollaron a partir de mediados del siglo XVIII son el Canal Imperial de Arag√≥n y el Canal de Castilla.

√Čste √ļltimo toma forma como tal cuando en 1751 Fernando VI, a instancias del Marques de la Ensenada, crea una comisi√≥n para conocer la viabilidad de la navegaci√≥n interior. Este ministro de Hacienda, Guerra, Marina e Indias hab√≠a encargado en 1749 al marino Antonio de Ulloa un completo informe sobre los canales de navegaci√≥n en Europa, a la vez que el reclutamiento de algunos expertos extranjeros. De esta manera llega a Espa√Īa el ingeniero franc√©s Carlos Lemaur, quien tras recorrer la cuenca del Duero, concluye que el potencial de los r√≠os que la integran es suficiente para la navegaci√≥n e incluso para el regad√≠o.

Bas√°ndose en los estudios de Lemaur, Antonio de Ulloa elabora en 1753 el ‚ÄúProyecto General de los Canales de Navegaci√≥n y Riego para los reinos de Castilla y de Le√≥n‚ÄĚ, el cual cont√≥ con el benepl√°cito de Ensenada.

Este proyecto preveía la construcción de cuatro canales:

  • Canal de Norte: tomando agua del r√≠o Camesa en Olea, cerca de Reinosa, seguir√≠a por Villaescusa de las Torres hasta Melgar de Yuso, Calahorra de Ribas hasta alcanzar el r√≠o Carri√≥n.
  • Canal de Campos: Partiendo de Calahorra de Ribas, continuando por Grijota, Becerril de Campos, Paredes de Nava, Abarca y Castil de Vela hasta Medina de Rioseco.
  • Canal del Sur: conectando con el Canal de Campos en El Serr√≥n, pr√≥ximo a Grijota en las cercan√≠as de Palencia, alcanzar√≠a el Pisuerga en Valladolid.
  • Canal de Segovia: tomando como cabecera el r√≠o Eresma desembocar√≠a en el Duero en Villanueva de Duero.

A√ļn cuando s√≥lo fueron recogidos los arriba citados, Lemaur contempl√≥ un proyecto m√°s ambicioso si cabe que, adem√°s de abrir v√≠as para la exportaci√≥n de excedentes regionales enlazar√≠a n√ļcleos urbanos con centros rurales: se pretend√≠a prolongar el Canal de Campos hasta Le√≥n y Zamora y el Canal de Segovia hasta El Espinar, donde enlazar√≠a con el camino Carretero que a trav√©s del Guadarrama alcanzaba Madrid.

 

EL CANAL DEL NORTE

 

Juan de Miranda y Silvestre Abarca sustituyen a Ulloa y a Lemaur al frente de las obras. Abarca concibi√≥ un plan tan sumamente costoso y de tal envergadura que el sustituto de Ensenada, Conde de Valpara√≠so, se replantea la puesta en marcha del Canal del Norte, lo cual se resolvi√≥ cuando una comisi√≥n de ingenieros estipul√≥ la necesidad de iniciar las obras cuanto antes. As√≠ mismo se decidi√≥ que la cabecera en el estrecho de Nogales, a orillas del Pisuerga, donde surgir√≠a la localidad de Alar del Rey. Como director de las obras, en sustituci√≥n de los arriba citados, se se√Īalaron a Fernando de Ulloa, hermano de Antonio, que dise√Ī√≥ el trazado definitivo entre Alar y su confluencia con el Canal de Campos, en Calahorra de Ribas y a Francisco de Ibarrola.

Finalmente en 1759 comienza la construcción del Canal del Norte, avanzando los trabajos de forma lenta por problemas financieros que no pudo solventar ni el nuevo monarca Carlos III. No así los orográficos que fueron superados, entre los que destaca la presa de San Andrés en Herrera de Pisuerga y el acueducto de Abánades en Melgar de Fernamental, así como las esclusas de Frómista y Calahorra de Ribas.

A fin de rentabilizar el coste de las obras, y a instancias de Francisco Sabatini, se modificó el proyecto inicial a fin de instalar molinos, fábricas y batanes que aprovechasen la fuerza hidráulica.

En 1786 se jubila Fernando de Ulloa, siendo sustituido por Juan de Homar, consiguiendo enlazar en Agosto de 1791 el Canal del Norte con el de Campos, el cual tras 35 a√Īos de abandono precis√≥ un a√Īo m√°s para revitalizarlo.

 

EL CANAL DEL SUR

 

Descartada la prolongaci√≥n desde Alar hacia Reinosa, se encarg√≥ a Juan de Homar iniciar la excavaci√≥n del Canal del Sur en el Serr√≥n. Comenzada la excavaci√≥n con los end√©micos problemas financieros, √©sta se aviv√≥ en 1795 con inusual llegada de fondos, por lo que en 1800 se hab√≠a llegada a las inmediaciones de Palencia. En 8.700 metros se construyeron 8 esclusas y un puente-acueducto para salvar el desag√ľe de la laguna de la Nava, proyectado por Juan de Homar y derrumbado en 1935. Tras varias detenciones y reactivaciones de las obras, al alcanzar Soto Alb√ļrez las obras se detuvieron definitivamente.

Juan L√≥pez de Pe√Īalver sustituye a Juan de Homar en 1804, continu√°ndose hasta 1808 obras de mantenimiento y reparaci√≥n. En esta √©poca tenemos ya navegables 121 Km., interrumpi√©ndose la navegaci√≥n en este a√Īo a causa de la Guerra de Independencia, que tambi√©n trajo como consecuencia saqueos y destrucciones en las instalaciones fabriles.

Hasta 1828, y bajo el reinado de Fernando VII, el deterioro de la infraestructura fue en aumento. Este monarca reconoci√≥ tanto la necesidad de continuar con la obra, como la incapacidad financiera de la Hacienda P√ļblica para afrontarla. Para salvar este escollo crea la ‚ÄúReal Junta de Canales de Castilla‚ÄĚ, con la encomienda de evaluar y gestionar la trasferencia del canal a la empresa privada.

En 1831 se concede la gesti√≥n del canal a la empresa representada por D. Alejandro Aguado, a cambio de la conclusi√≥n de las obras del canal y de la desecaci√≥n de la Laguna de la Nava. En concreto se comprometi√≥ a llevar a cabo en siete a√Īos los siguientes tramos: en el Canal del Sur, el tramo que va de Soto Alb√ļrez a Valladolid, en el de Campos, de Sah√ļn el Real a Medina de Rioseco, y en el del Norte entre Alar del Rey y Bolmir, cerca de Reinosa. A la empresa adjudicataria se le otorg√≥, entre otras prerrogativas, 300.000 reales al a√Īo, la propiedad con car√°cter perpetuo de las tierras cultivables de la laguna de la Nava tras su desecaci√≥n, la explotaci√≥n exclusiva de la navegaci√≥n, aprovechamiento industrial, regad√≠o, y pesca, durante 80 a√Īos, adem√°s de poner a su disposici√≥n los ingenieros y t√©cnicos necesarios, as√≠ como 2400 condenados a trabajos forzados.

Las obras de esta etapa comienzan en 1831, bajo la direcci√≥n del ingeniero Epifanio Esteban, termin√°ndose en 1835 tras gran n√ļmero de dificultades: desaparici√≥n de planos, mano de obra presa, problemas econ√≥micos, c√≥lera (1834), as√≠ como la Guerra Carlista.

Terminado el Canal del Sur, siguieron las obras desde Paredes hasta Fuentes de Nava, pero las dificultades y problemas derivados de la Guerra Carlista paralizan las obras en 1836. Se abre un per√≠odo de incertidumbre dado el incumplimiento del contrato tanto por el Gobierno como por el adjudicatario. Ante esta situaci√≥n la Compa√Ī√≠a intenta renegociar su contrato y en 1841 una comisi√≥n arbitral estipul√≥ un nuevo contrato entre Estado y la compa√Ī√≠a concesionaria, en el sentido de reducir la concesi√≥n a 70 a√Īos, la devoluci√≥n de la laguna de la Nava a los Municipios poseedores de ella antes de 1831, as√≠ como las posibilidad de transformar en sociedad an√≥nima la compa√Ī√≠a.

En 1842 se retoman las obras salpicadas por los habituales problemas financieros hasta que en 1849 las aguas del Canal de Campos alcanzan Medina de Rioseco, d√°ndose por concluida la obra que ha llegado hasta nosotros.

La Sociedad An√≥nima del Canal se constituy√≥ formalmente en 1850, explotando la totalidad de los recursos del Canal hasta 1919, a√Īo en que revierte al Estado. En 1955 se cerr√≥ definitivamente a la navegaci√≥n, reconvirti√©ndose en canal de riego.

 

La explotación de sus recursos

 

Destacados

Los actos comenzaron en la Iglesia de la Asunci√≥n de Nuestra Se√Īora con la Misa y la actuaci√≥n de la Coral Melgarense dentro del Ciclo de Corales Adeco-Camino 2017.

Ya en la Plaza de Espa√Īa el siguiente acto fue la Despedida de las Reinas 2016 y la Proclamaci√≥n de Reinas para este a√Īo: Luc√≠a D√≠ez Merino y Elena P√©rez Carrera son las Reinas Juveniles y Enara Da√Īobeitia es la Reina Infantil.

Scroll top